19 de febrero de 2009

Puedo representar un vómito,
un desgarro, abrirme las venas
en público, y todo cuanto fluye
son letras y letras
como hijos azules de la nada.

Mis palabras son de aceite,
no se mezclan con la sangre o la lluvia,
no se ensucian, no envejecen
y permanecen siempre a este lado
del cristal, al resguardo
de muertos periféricos.

Sólo yo hago mella en mí,
en lo demás sólo proyecto un interés
de espejo y por las noches
duermo el sueño feliz
de los demócratas.

9 de febrero de 2009

+ hiperbreves

El mundo no me necesita

ni espera nada de mí,

ahora puedo quererme

sin pedirme nada a cambio.
Era cierto: tenemos la cabeza

llena de pájaros.

Recitar es abrir jaulas.
Ahora comprendo:

la televisión del tren

es para quien no sabe mirar

por la ventana.

3 de febrero de 2009

31.01.09

No sé si alguien más se dio cuenta. Mientras una veintena de poetas recitábamos y algunos exponían sobre la situación del conflicto en Gaza, sucesivos dúos o tríos de adolescentes/hombres jóvenes pasaban frente a la cristalera del local Tapas y Fotos y nos señalaban con el dedo riéndose y haciendo gesto de asombro. Poesía contra la barbarie, decíamos. Y en el fondo no había que irse tan lejos para encontrarla. Es cierto que no es comparable un misil a un niñato sin cerebro, aunque, bien mirado, no hay tanta diferencia. En fin, respecto al conflicto palestino-israelí el recital no sirvió de mucho (un granito de arena, eso sí), pero a mí me sirvió para saber de qué lado de la cristalera quiero estar. Aunque ahí -aquí-, también quede aún mucho por hacer.
*
*
*
¿cuánto papel se necesita
para disecar el cadáver de un niño?
*
*
¿cuántas veces habría que repetir
la palabra sangre
hasta conseguir un olor semejante?
*
*
¿cuántos pares de ojos caben
en uno solo de los gritos
desgarrados entre labios?
*
*
¿cuántas veces repetirme
el valor de la libertad
para no lanzar la piedra?
*
*
¿cuántas veces convencerme
de esta misma libertad?
*
*
¿qué lluvia es necesaria
para borrar el rastro
de lo que nunca he hecho;
cuántas palabras para creer
en las palabras
y una vez más, así, justificarme?
*
*
¿cuántos humos deberé disimular
para no hacerme consciente del incendio?
*