24 de marzo de 2011

Aprieta en el puño
sus ojos arrancados.
*
*
Duele la noche.
*
las calles alzan
sus manos huesudas
hacia el cielo
*
despiertan
sus cadáveres
*
*

3 de marzo de 2011

*

Largamente me oculté
y el miedo adquirió
la forma de mi refugio.

*

24 de enero de 2011

en esencia


Escribir en la memoria

para que la tinta se disuelva en el atardecer definitivo


escribir como escribe la noche

suavemente sus renglones de negrura


dedicar la eternidad del crepúsculo

a cuestionar lo que siempre se tuvo por cierto,

lo que se dio por sentado

hasta que no queden luces con las que construir

una sola mirada


Escribir porque la noche llega

o se marcha,

porque el amor llega o se marcha,

porque el silencio sigue habitado

por esa voz cercana

y has de saber, dice,

que ante ti se extiende el alimento

si prestas tus oídos al hambre


Escribir en el agua y en la luz

para que no quede ruina ni rastro,

escribir en las entrañas mismas de la desaparición

como el aire a ráfagas fugaces

compone sus estrofas


Escribir y olvidar sin motivo concreto,

por el puro deleite del olvido


escribir y olvidar y ser consecuente

al menos una de tantas veces

en que el pensamiento no cabe en las palabras


escribir y olvidar, pues ningún tiempo existe

y nada debe ser dicho;

para que el alma disipe sus jirones

de ansia condensada


Escribir sin constancia de lo escrito

y que la palabra sea un puro haz de energía

a la deriva, sin pasado y sin sombra


devolverla al torrente de la nada

como se devuelve al río el pez que se ha pescado


Escribir porque se está, porque se ve,

porque se siente,

porque no hay significado

y es el mismo pájaro efímero el que canta

en los trigales y el que calla

en el silencio rutinario de la jaula

21 de diciembre de 2010

Premios literarios

Mi novela "Incierto amanecer" estuvo entre las 10 finalistas al Premio Planeta 2010 y es una de las tres candidatas al Premio de Novela Círculo de Lectores 2011.

7 de diciembre de 2010

Presión y vacío.

Presión y vacío
es lo que soy.

La sangre en mí,
la nada en mí.

Sólamente
presión y vacío.

29 de noviembre de 2010

Tras sucesivos análisis he acabado por creer en mi continuidad y he llegado a la conclusión de que debo de estar ahí, es decir, aquí; de que al fin y al cabo existe ese hilo entretejido a los tiempos, enredado de los pies a la cabeza -siendo cabeza y pies sorprendentemente los mismos o quizá no-, y he decidido seguirle la pista a esa sombra con prudencia para comprobar si se cumplen otras reglas, si es posible -o lo será un día- ponerle nombre al conjunto; por ahora lo llamaré Ello, o, por acortar un poco, simplemente Yo.

25 de noviembre de 2010

*

Todo esto es una broma
si te paras a pensarlo seriamente.

17 de noviembre de 2010

*
Cuando comprendí quién era yo,
ya era otro. Desde entonces
intentamos convivir, pero lo cierto es
que nos culpamos mutuamente.
*
*

1 de noviembre de 2010

Allí te detuviste, asomado al abismo
como se asoma la flor al alféizar,
traspasado de viento,
refugiado en el viento,
sin nadie más que pudiera mirar
por tus ojos, que pudiera
tomarte de la mano,
y sentiste el pulso efímero
de la alegría, un pálpito
que agitó tu sangre
hasta hacerla rebosar íntimamente,
y dejaste por un instante
de ofrecer resistencia, dejaste
de lado, un instante, las preguntas
para atrapar ese hilo
e insertarlo en tus tejidos
como se inserta el rumor
del viento en el silencio,
esparciendo al aire
tu nombre y tu ceniza,
creciendo como la onda
que en la inmensidad del vacío
a la vez ensancha y se diluye.